octubre 24, 2020

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

Mauro Szeta: “Estamos viviendo un periodismo desquiciado”

 

El periodista especializado en policiales presenta este domingo a las 21 “Cruzados (pero no tanto)”, un ciclo de conversaciones por streaming desde Ciudad Cultural Konex con referentes de diversas áreas para aportar “un espacio de reflexión”.

Por Nicolás Biederman – Telam

El periodista especializado en policiales Mauro Szeta presenta mañana a las 21 “Cruzados (pero no tanto)”, un ciclo de conversaciones por streaming desde Ciudad Cultural Konex con referentes de diversas áreas en la búsqueda, según confiesa, de combatir al “periodismo desquiciado” y aportar “un espacio de reflexión”.

“Yo no soy corporativo en el periodismo, no me banco esta mirada de que somos perfectos, infalibles, superiores. Me da un poco de vergüenza ajena cuando escucho que los periodistas no se dejan interpelar, no se dejan cuestionar”, aseguró Szeta en charla con Télam.

“Cruzados…” -con tickets a la venta a través de: entradas.cckonex.org- constará de cuatro encuentros; uno cada domingo de octubre siempre con el desafío de conectar lo policial con otra disciplina.

El primero será con su propio hermano, el filósofo y divulgador Darío Sztajnszrajber, con quien compartirá por primera vez un escenario.

El doctor Daniel López Rosetti (el 11/10), la especialista en perfilación criminal Laura Quiñones Urquiza (el 18) y la doctora en filosofía e investigadora del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género Diana Maffía (el 25) serán de la partida en los siguientes “cruces”.

Formado en esta misma agencia –“Télam fue mi primera escuela, me hice ahí, aprendí a escribir ahí“-, Mauro Szeta se convirtió hace tiempo en la cara de la información policial televisiva, tras su paso durante ocho años por eltrece y TN, otros siete por C5N y desde 2017 en diferentes programas de Telefe.

Es en el canal del grupo Viacom donde el también escritor y productor parece haber encontrado el espacio idóneo para desacartonar el perfil sobrio que viene con el traje de periodista policial: en su rol dentro del plantel permanente de “Cortá por Lozano” deja claro todas las tardes que el rigor informativo puede convivir con el análisis y la sonrisa.

Allí comparte pantalla con Paulo Kablan, acaso su gran compañero de aventuras en décadas dentro del género, con quien el 7 de noviembre volverán al streaming con la nueva temporada de “Hay un asesino en la sala…?”, espectáculo teatral en el que relatan impactantes casos criminales.

Télam: ¿Cómo surge la idea de “Cruzados (pero no tanto)”?

Mauro Szeta: Sale, más que de la sensación, de la confirmación que me trajo la cuarentena y la pandemia de que estamos viviendo en un periodismo desquiciado, donde no paramos un segundo, nos corre la urgencia. Yo me crié en esa escuela, no es que la denosto, soy parte de eso todos los días, corro atrás de la noticia. Pero algo que me permitieron estos meses es preguntarme si se puede hacer algo distinto; mi hermano me preguntaba “¿no querés subvertir tu espacio de confort de todos los días?”. Y la verdad que me parecía que había algo más que podía aportar cruzándome con personalidades de otras disciplinas, e ir a fondo en términos de cuestionarnos.

T: ¿Es más una búsqueda personal de otro ritmo de la noticia o una autocrítica del rol del periodismo?

MS: Las dos cosas. Es mirarnos y ver qué estamos haciendo mal, qué podemos mejorar y además, alimentarnos de otros. Creo que el problema del periodismo es que se queda como en la superficie todo el tiempo. Es muy difícil construir así. Lo primero que hay que hacer es bajarse del pedestal. Venía sintiendo que todos los días me convertía en un escupidor de noticias, sin poder reflexionar lo que estábamos haciendo o preguntarme “¿estos medios de comunicación que estamos construyendo nos representan?”.

T: ¿Cómo va a ser el cruce con tu hermano?

MS: Estamos felices. Como hermanos, la cuarentena fue también un momento para encontrarnos aunque no sea físicamente, para escucharnos. Me voy a nutrir de la mirada de Darío, que es un gran cuestionador del poder mediático. Adhiero bastante al pensamiento de él en ese punto. Vamos a hablar de la verdad deseada, del poder de los medios, de la verdad instalada, de la presión de los medios para conseguir una decisión política o judicial, de las fake news; pero siempre combinando con la filosofía, va a ser un intercambio.

T: ¿Y con los otros tres invitados?

MS: Dani (López Rosetti) porque me parecía un gran momento para hablar de las emociones y la salud, para discutir de cómo nos afectó la pandemia, la angustia, la idea de la muerte más palpable. El 18 voy a estar dentro de lo más parecido a mi terreno que es con Laura Quiñones Urquiza, que es perfiladora criminal. Una especialidad que se usa más en EEUU y en España, que es que después de ocurrido un homicidio, cuando ya levantaron el cuerpo y queda la escena, el perfilador tiene autorización para entrar y analiza los componentes para ver si puede descubrir el perfil mental del autor.

La cuarta, Diana Maffía, porque me parece central contarle a la sociedad lo lejos que estamos todavía de deconstruirnos como periodistas en términos de género. Nos debemos todavía un entrenamiento no solamente el periodismo, sino la Justicia, la política.

T: ¿Es la cuestión de género una de las cuentas pendientes más urgentes que tiene el periodismo?

MS: Sí, estamos lejos todavía. El otro día varios diarios titularon el tema de una menor de 12 años embarazada y se preguntaban “investigan si fue violada”. ¿De qué otro modo explican un embarazo de una menor de 12 años?

T: ¿En qué momento de tu carrera sentís que estás? ¿Te ves haciendo un programa o encarando un proyecto que ya no tenga contacto con el policial?

MS: No sé. Por ahora complementarme está bueno. Este paso inicial es como buscar un destino para la segunda mitad de mi vida. Me parece que mi esencia es el periodismo de policiales, pero que en un mismo día puedo darme el gusto de divertirme, de ser más lúdico o de reírme, como en el programa de Vero. En el teatro con Paulo Kablan nos damos el gusto de contar nuestro anecdotario de lo que fueron 27 años haciendo policiales juntos. Y en “Cruzados…” la idea es que se den cuenta de que no soy solamente una cara bonita (risas).