septiembre 25, 2020

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

CONTROLES. Cayó un 14 por ciento el ingreso de vehículos a Rosario desde Buenos Aires

El endurecimiento de la cuarentena en suelo bonaerense para frenar los contagios por Covid-19 ya tiene su impacto en el peaje de General Lagos

 

 

Fuente: La Capital

En el debut de las restricciones en Capital Federal y el Area Metropolitana de Buenos Aires (Amba) que impuso el elevado ascenso de contagios por coronavirus y su regreso a fase 1, el peaje de General Lagos en la mano que ingresa a Rosario ya registró una tendencia a la reducción de un 14 por ciento en el tránsito por la autopista.

Si bien se tratan de datos incipientes, arrojan una tendencia que podría marcarse con el transcurso de las próximas jornadas.

Los datos suministrados por la concesionaria de la traza vial, Corredor Panamericano (a cargo de la autopista), indicaban ayer que el 30 de junio pasado, las vías de acceso hasta General Lagos ya marcaban una tendencia a la baja en el tráfico. Y así, se mantuvo este declive durante gran parte de la jornada de ayer. Una situación que había comenzado a producirse en el sentido Capital Federal hacia Rosario.

Justamente, sobre este particular se hizo una proyección de estos primeros datos arrojando una reducción estimada entre un 12 a un 14 por ciento, desde que comenzaron a regir las restricciones en el Amba.

El tráfico durante la pandemia en ambos sentidos por la autopista Juan José Valle ronda los 18 mil coches diarios, fundamentalmente camiones que atraviesan el territorio santafesino, o bien tienen como destino Rosario, con cargamento indispensable para al abastecimiento de la región.

Desde ayer al 17 de julio, la medida restringe al extremo la circulación de personas y vehículos en la zona donde más contagios se han registrado en el país: provincia de Buenos Aires, con más de 31.600 casos y Caba con más de 27 mil contagiados.

La medida provocó el caos y largas colas de más de 10 kilómetros en algunos casos como el puente La Noria, adonde llegó el propio ministro de seguridad bonaerense, Sergio Berni, para intentar destrabar la congestión. De todos modos, los problemas en el tránsito también se registraron en el puente Pueyrredón, Panamericana y la General Paz, entre otros.

Hace exactamente una semana, el gobernador, Omar Perotti, visitó el puesto de control en el peaje de General Lagos para dar un respaldo institucional: desalentar los viajes a estos lugares y ejercer una fiscalización estricta sobre quienes ingresen al territorio santafesino. El gesto buscó dar una señal de vigilancia al tráfico interjurisdiccional.

Ya de movida, en los días previos, el gobierno santafesino había informado que quien presente síntomas compatibles con Covid-19 deberá regresar a su lugar de origen, de igual modo para quien no acredite los permisos de circulación. Además, aquellos que deseen radicarse en Santa Fe y provengan de los focos de contagios deberán aislarse 14 días en forma obligatoria; y quienes deban ir y volver de estos sectores deben evitar el contacto social.

Tal como se informó el jueves pasado, en General Lagos cada día se forman filas de cuatro o cinco kilómetros para entrar a la ciudad, y la espera puede llegar a ser de dos horas.

En el puesto de control se detiene a cada rodado y se toma la temperatura a sus ocupantes. Si alguno arroja más de 37,5 grados en el registro, se pasa inmediatamente a una segunda prueba en el puesto sanitario donde participa un médico y un enfermero, quienes repasan los controles y hacen una prueba de olfato. Si se siguen presentando síntomas compatibles con coronavirus se le practica un hisopado, con la decisión de hacer regresar al conductor a su casa.

Una vez que se conoce el resultado, los datos se envían a la persona infectada y al Ministerio de Salud de Nación para activar el protocolo de atención. Además de aquellos conductores con síntomas compatibles, también se hacen test en forma aleatoria, para detectar posibles casos.

PUBLICIDAD