diciembre 1, 2020

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

Prohibieron el ingreso a una decena de autos que venía de Buenos Aires

Los automovilistas que llegaron al retén ubicado en el peaje de General Lagos no pudieron acreditar la autorización y debieron regresar

 

 

Fuente: La Capital

En el debut de los controles “antiturismo” en los ingresos viales a la provincia durante el fin de semana largo, al menos una decena de conductores tuvo que regresar a sus lugares de origen. La falta de documentación y los permisos correspondientes provocaron la negativa de los uniformados de la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV), en medio de largas colas de vehículos que llegaron hasta el peaje de General Lagos. Pero además, tanto Funes como Roldán aplicaron sus filtros para impedir el ingreso a ambas localidades, por lo que los accesos fueron un largo desfile de coches a paso de hombre.

   Tras los anuncios de las autoridades provinciales, los ingresos a Santa Fe se blindaron para el tránsito que no fuera estrictamente para trabajadores esenciales (alimentos, insumos y personal de la salud) con sus permisos correspondientes.

A cada coche que se detenía en el peaje a unos 20 kilómetros de la llegada a Rosario, se le solicitó la documentación del vehículo, la de cada conductor y los permisos de circulación. Si el automovilista provenía de la provincia de Buenos Aires debía contar con la autorización como trabajador esencial, de lo contrario “rebotaba” en los controles.

Así le ocurrió al menos a una decena de coches que tuvieron que pegarse la vuelta. Los primeros en ser rechazados fueron autos particulares que provenían del conurbano bonaerense a lo que luego se sumó un camión que no contaba con la documentación correspondiente.

“Querían entrar a Rosario, a pasear y se los hizo volver”, indicó ayer el titular de la Agencia, Osvaldo Aymo.

En diálogo con La Capital, el subinspector a cargo del operativo, Jorge Salto, indicó que en las primeras horas del operativo “antiturismo” se controlaron más de 3 mil rodados, pero la gran mayoría eran de la región. “En proporción a quienes hicimos retornar fueron pocos y esperamos que se entienda que no se puede circular con fines turísticos, los únicos autorizados son los esenciales”, remarcó.

En General Lagos se destacaron cuatro unidades de la Agencia, policía motorizada y durante el día se incorporarán otras reparticiones de fiscalización. “Es un punto fijo las 24 horas”, subrayó Salto.

La provincia comenzó ayer por la tarde el operativo para restringir el ingreso al territorio santafesino durante el fin de semana largo. Y, tal como adelantó este diario en su edición de ayer, sólo pueden ingresar transportistas y personas con los correspondientes permisos especiales.

Desde el Ministerio de Seguridad, a través de la APSV, indicaron que este operativo es llevado a cabo en el marco del Plan Accesos Cuidados y tiene como objetivo desalentar el ingreso a la provincia de personas que lo hagan con fines turísticos. Y como ya se informó previamente, esta medida excepcional rige desde ayer, a las 17, hasta el domingo, a las 20.

Al respecto, el subsecretario de la APSV, Osvaldo Aymo, afirmó que “el gobernador de la provincia tomó la decisión de intensificar los controles que ya tenemos en los límites interprovinciales, haciendo foco en tres temas. Por un lado, en la documentación respaldatoria que tienen que presentar y tener las personas que están circulando porque están exceptuados”.

   “Por otro lado, continuó el subsecretario, vamos a poner el foco en los permisos eventuales de 24 o 48 horas para hacer cuestiones de salud o de visita a familiar enfermo. Con esto quiero decir que, además de esa documentación, también estamos pidiendo la documentación de la persona y si tiene alguna prescripción médica. Vamos a ser muy finos en ese control porque queremos desalentar el ingreso. Para la provincia de Santa Fe este no es un fin de semana turístico”, insistió.

En cuanto a los santafesinos que deseen circular por rutas y caminos, Aymo reiteró: “Es muy claro que las visitas familiares y afectivas pueden ser realizadas en un radio de 30 kilómetros del lugar de residencia. Apelamos a la responsabilidad de cada ciudadano”.

Funes se puso firme con los controles y hubo largas filas

A través de un comunicado, la Intendencia de Funes recordó que sólo pueden ingresar a esta población aquellas personas que pertenezcan al conglomerado del Gran Rosario, y con autorización otorgada por la aplicación de la provincia que habilita las reuniones afectivas o a través del permiso de circulación que otorga Nación.

   “Ante los rumores de la llegada a la región de personas que no están exceptuadas, decidimos montar un operativo para el fin de semana que incluirá controles en todos los accesos a Funes. No va a entrar nadie que en su DNI tenga un domicilio a más de 30 kilómetros de la ciudad”, expresó el intendente Rolvider Santacroce.

Los controles se ubicaron sobre Illia, a la altura de Newbery; Pedro Ríos, a la altura del aeropuerto; De la Torre, altura de Newbery. Y en Córdoba y Newbery, en la bajada de la autopista por Galindo, además de San Sebastián y Ruta 9, donde se formaron largas filas de vehículos.