octubre 24, 2020

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

Coronavirus: Rosario es el segundo departamento a nivel nacional con más camas UTI ocupadas

 

 

Con el 96 por ciento, solo es superado por General Roca (Río Negro), que tiene el 98 por ciento. El tercer departamento también es santafesino: General López, con el 92 por ciento.

 

Por La Capital

El departamento Rosario tiene el segundo peor indicador a nivel nacional respecto a la ocupación de camas críticas, con el 96 por ciento. Solo es superado por General Roca (Río Negro), en donde llega al 98 por ciento. Tras estas dos subdivisiones, está otro departamento santafesino: General López, con el 92 por ciento de camas UTI (Unidad de Terapia Intensiva) ocupadas.

El dato se desprende de uno de los reportes publicados desde el Ministerio de Salud de la Nación, en el que se consignan los departamentos con mayor porcentaje de camas UTI ocupadas, sin considerar al Area Metropolitana de Buenos Aires (Amba).

Dos de los tres departamentos que lideran el reporte nacional son de la provincia y a ellos, un poco más atrás, los sigue el departamento La Capital, con el 73 por ciento de camas del sector crítico, ocupadas.

Incluso, Santa Fe es la única provincia que tiene más de dos departamentos entre el conteo que muestra los territorios con más del 70 por ciento de camas UTI ocupadas.

Entre los valores de General López y La Capital, están los departamentos Capital (Salta) con el 88 por ciento; Gran Mendoza, con el 88 por ciento, Confluencia (Neuquén), con el 84 por ciento; Paraná (Entre Ríos), con el 76 por ciento; Doctor Manuel Belgrano (Jujuy), con el 76 por ciento; y Bariloche (Río Negro), con el 74 por ciento. Ultimos en el listado están Capital (Tucumán), con el 72 por ciento; y San Rafael (Mendoza), con el 71 por ciento.

Hace casi un mes que el porcentaje de camas críticas ocupadas no baja del 90 por ciento en Rosario. Para los especialistas, el número deseable de ocupación de camas críticas debe ser menor al 80 por ciento. Pero el 20 de agosto se pasó ese número en el sector público y luego esa cifra siempre subió.

Desde el 11 de septiembre, de hecho, comenzó a moverse alrededor o por encima del 90, y ya no bajó. Otro dato que preocupa: en los últimos 45 días, las camas Covid pasaron de representar un 5 por ciento hasta escalar al 46 por ciento, de un total de 94 por ciento en el sector público.

El coordinador de Atención Sanitaria del Tercer Nivel del Ministerio de Salud provincial, Rodrigo Mediavilla, explicó: “Por encima del 80 por ciento se habla de saturación del sistema, porque la disponibilidad de camas empieza a flaquear. Porque ese número es un promedio, pero puede que algunos efectores ya estén al 100 en ese escenario”.

Derivaciones

Para evitar el colapso del sistema, las autoridades sanitarias ya tienen planificadas varias estrategias. La primera ya se aplicó en Rosario, que es la suspensión de cirugías programadas. El siguiente paso es la derivación regional de pacientes dentro de la provincia, por ejemplo poder llevar gente de Rosario a Santa Fe. Esta medida todavía no se está aplicando porque no ha sido necesaria.

El último recurso al que se apelaría sería el traslado a otra jurisdicción. Como adelantó a La Capital la semana pasada el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, Santa Fe ya tiene firmados los convenios respectivos para derivar a Buenos Aires a pacientes del sur de la provincia en caso de que se produzca un colapso sanitario. De esta forma, quien se quede sin cama de internación en Rosario podrá ser derivado a hospitales de San Nicolás, Pergamino y Junín.

Por su parte, hay temor por la cada vez mayor saturación de los efectores de Pami, lo que tarde o temprano obligará a que se tenga que apoyar en el sistema público. “Es prioridad de la salud pública responder a todos, tengan obra social o no. La salud es un derecho y hay que garantizarlo”, consideró Mediavilla.

En ese sentido, trazó un panorama “crítico y preocupante”, ya que si bien el sistema viene respondiendo, el funcionario cree necesario “acentuar el compromiso social”. De lo contrario, advirtió que “la disponibilidad de camas va a empezar a menguar, y después va a ser tarde, ya que no va a haber mas planes de contingencia para aplicar”.