enero 27, 2021

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

Pobreza, violencia y drogas, el telón de fondo de la muerte de un bebé de 8 meses

Lian Corvalán estaba en su casa cuando fue alcanzado por un balazo en la cabeza. Los vecinos dicen que allí se venden estupefacientes

 

Por La Capital

Eran cerca de las 18 del sábado cuando dos jóvenes que iban en una moto Honda Titán roja tomaron por avenida Rivarola y doblaron por Larralde. Se detuvieron al llegar al 3100 y el que iba atrás sacó un arma para empezar a disparar contra una casa. En la puerta de esa vivienda celeste y en ruinas estaba Ramiro A. El hombre de 28 años recibió dos tiros en una pierna pero los tiros siguieron: una, dos, siete veces. Un balazo ingresó a la casa y perforó la cabeza de Lian Angel Corvalán, de ocho meses. Unas horas después el bebé murió en el Hospital de Niños Víctor Vilela.

Los vecinos que vieron todo conocen la historia de la familia. La casa de Larralde y Rivarola, según vecinos, es “un lugar donde se venden drogas desde hace unos cinco años”. Allí vivía una señora mayor que tenía varios hijos. Antes de morir trajo a la casa a su hija Alejandra G. y “ella se instaló ahí con un hombre y cinco o seis chicos”, contó un vecino, y agregó: “Lian era hijo de Yami, que tiene 18 años y el muchacho que balearon era el novio de una hermana de ella, Jennifer, que es un poco más grande. Ellos venden drogas y viven en la casa que es casi una tapera. Hay basura, perros sucios, viven como siete u ocho personas y cinco chiquitos. Hay dos hermanitas que tienen un retraso mental y a veces ofrecen marihuana a los vecinos”.

El sábado la escena fue así: cuando los ocupantes de la moto balearon a Ramiro éste corrió hasta la esquina de Rivarola y Larralde y se tiró al piso con dos tiros en la pierna izquierda. Se escudó en una columna por si volvían para rematarlo. De la moto no se supo más y segundos después, en medio de gritos y llantos, salió de la casa en ruinas Yamila con Lian en brazos. El bebé tenía un agujero en la nuca y el cuerpo con mucha sangre. La familia cortó la calle y paró un auto rojo al que subieron Yamila y su hermana. A las 18.40 Lian llegó al Hospital Vilela con una bala con orificio de entrada y salida en el cráneo. Lo pasaron a terapia y luego a cirugía.

Pasadas las 19.30 llegó Ramiro al Hospital Clemente Alvarez, desde Rivarola y Larralde. Dijo que no iba a entrar al hospital pero hicieron que bajara de la ambulancia. Según fuentes policiales, parecía drogado. Fue atendido y un rato después se fueg sin alta médica, aunque lo detuvieron minutos después en cercanías del hospital junto a Jennifer, la tía de Lian. Al corroborar sus datos concluyeron que tiene en prontuario por robos y varias causas abiertas.

En Larralde y Rivarola se secuestraron tres vainas servidas calibre 9 milímetros y se encontró el video de una cámara que captó el momento en que los agresores disparan desde la Honda Titán blanca con letras rojas.

Según fuentes policiales la venta de drogas al menudeo y la violencia es moneda corriente en la zona. “En marzo de 2016 en una vivienda cercana a la de los C. vendían drogas integrantes de la familia R. En mayo de 2019 la casa contra la que fue el ataque un hombre llamado Cristian, propietario de un Volkswagen azul, vende en todo horario estupefacientes. Allí dentro vivirían 3 mujeres y niños. Un mujer grande madre de tres chicas, todos venden drogas”, sostiene un informe policial.

“Somos gente de trabajo y estos nos arruinaron —dijo un vecino sobre la familia del bebé—, hace veinte días los allanaron y se llevaron a Alejandra, y hace un año se la llevó Gendarmería y siempre sale. Ellos son una familia de acá pero dicen que venden para Los Monos. Es que cuando construyeron el Casino trasladaron a vecinos del barrio La Granada que se instalaron por Larralde y el barrio se llenó de drogas. Todas las noches son tiros, motos y quilombo y tanto a esta casa como a los otros búnker toda la noche viene gente a comprar”.

En ese sector de barrio Godoy los vecinos se conocen desde hace muchos años, están desesperados y saben que su vida peligra y que ya no pueden ni siquiera tomar mates en la puerta porque puede pasar una moto, un auto y disparar a cualquier lado. Y matarlos.