septiembre 24, 2021

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

Clausuraron un salón de fiestas en el que se celebraba un casamiento

Fue en la zona noroeste, en un club de campo donde 50 personas cenaban sin respetar protocolos. Habrá una denuncia penal

 

Por La Capital

Clausuraron un salón de fiestas en el que se festejaba un casamiento Unas 50 personas que celebraban un casamiento en la zona noroeste de la ciudad tuvieron que irse más temprano a casa con el banquete a medio terminar y las ganas de bailar a cuestas. Sucedió el viernes por la noche en el salón de fiestas La Delfina, ubicado en Cullen y Ugarte al 4100, casi en el límite con Ibarlucea, que terminó clausurado por no contar con habilitación y porque no están permitidos ese tipo de festejos en comercios del rubro.

Todo empezó pasadas las 22, cuando llegó al 147 la denuncia anónima de un vecino. Guardia Urbana Municipal se aproximó al lugar y constató la denuncia. En el momento en el que el personal llegó al salón, que funciona dentro de un club de campo, los invitados estaban cenando bajo techo, probablemente debido a las lluvias y el descenso de temperatura que se vivió durante la jornada. Lo cierto es que no había distanciamiento entre las mesas y ninguna persona tenía tapabocas.

Entonces, los agentes pidieron apoyo al 911, y hasta que llegó la policía muchos de los comensales, que vieron el despliegue de Control en la puerta, fueron dejando el lugar por propia voluntad. Al inspeccionar el inmueble, los inspectores corroboraron que no contaba con protocolo sanitario ni se observaba distanciamiento de ningún tipo, además de constatar que los extintores de fuego estaban vencidos.

Cerca de la medianoche se procedió a la clausura del comercio, y hoy se realizará una denuncia penal contra los dueños del lugar, ya que estaba funcionando bajo una modalidad no permitida para salones de fiesta en el contexto de pandemia. Además de no tener habilitación, no había realizado la reconversión del rubro a bar que es lo que se le permitió hacer a otros locales, por lo que en caso de que la fiesta hubiese estado armada al aire libre, iba a correr la misma suerte.

Operativos

Además del procedimiento en zona noroeste, la Secretaría de Control del municipio intervino un festejo clandestino en el Hostel “Posadas Juan Ignacio”, de Tucumán al 2500, al constatar la presencia de música alta y gran cantidad de personas. Personal del área procedió a la clausura y al desalojo de los participantes, y también hoy se realizará una denuncia penal sobre el organizador de la reunión ilegal. Otra clausura tuvo lugar en un kiosco minimarket de Pellegrini al 1000, ya que el comercio se encontraba funcionado sin contar con habilitación y sin tener protocolo Covid, mientras un grupo de personas permanecía consumiendo dentro del local.

En tanto, durante el viernes y el sábado, en colaboración con la policía se realizó el desalojo de los espacios públicos de jóvenes que se acercan a beber, hacer picnics nocturnos y escuchar música, en especial el en sector de Parque de las Colectividades (detrás del restobar Río Mío) donde se trabajó primero en impedir el paso más allá de la baranda que restringe la barranca, en el respeto del distanciamiento y luego del horario fijado en la liberación del predio, que es a las 0.30 los días de semana, y 1.30 los sábados, domingos y feriados.

Durante esas mismas noches hubo puntos fijos de control en La Florida, en la Sección de los serruchos; en Oroño y Lamadrid; y en la zona del Museo del Deporte para prevenir los encuentros de picadas, ante el reclamo de vecinos que manifestaban que se produjo una mudanza del segundo objetivo al tercero luego de la presencia de los operativos de disuasión.

Por último, durante el fin de semana hubo dos procedimientos de alcoholemia que arrojaron un alto nivel de alcohol en sangre, en procedimientos realizados en colaboración con fuerzas de seguridad. El primero tuvo lugar el viernes, cuando un conductor alcoholizado en Belgrano 2400 dio 1,51 gramos por litro de sangre, cuando lo permitido es hasta 0,50. Se le retiró el vehículo y fue llevado al corralón municipal. El sábado, en otra intervención se remitió un automóvil cuyo conductor arrojó 0,88 gramos de alcohol por litro de sangre, en el marco de un operativo nocturno en el Museo del deporte. Además, se secuestraron 13 motos del mismo lugar.

En una pileta de Fisherton

Personal de la Policía de Santa Fe junto a agentes de la Secretaría de Control municipal intervinieron ayer por la tarde en una fiesta clandestina que se celebraba alrededor de una pileta en un inmueble de Américo Tonda al 9100, en el barrio residencial abierto Aldea (Fisherton). Una denuncia anónima había alertado del ingreso de varios vehículos y personas al lugar, así como la presencia de música.

El procedimiento se realizó alrededor de las 18 en un lujoso chalet de dos plantas situado en medio de una finca parquizada con pileta, en la que un grupo de 78 jóvenes se había reunido a realizar un festejo de modo ilegal con música a alto volumen y consumo de bebidas alcohólicas sin respetar los protocolos contra el coronavirus.

Por orden del fiscal de la Agencia Criminal Organizada y Delitos Complejos, David Carizza, el lugar fue allanado y se secuestraron diversos elementos de interés para la investigación, como equipos de música, consolas de DJ, computadoras, cajas con botellas de bebidas blancas, latas de cerveza y otros artículos relacionados a la organización de una fiesta clandestina.

Según informaron fuentes judiciales, a todas las personas presentes en el lugar se les formará causa y se les imputará la infracción a los artículos 205 y 239 del Código Penal.