marzo 7, 2021

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

Botellazos en boliche: el hijo de Pillín y a su amigo fueron excarcelados

Andrés Bracamonte y Gabriel Galvano siguen imputados de “lesiones graves” por la golpiza que sufrió un joven en un boliche de Mar del Plata

 

Por La Capital

Andrés Bracamonte y Gabriel Galvano, los dos jóvenes rosarinos que estaban detenidos por la violenta agresión sufrida por un estudiante de 20 años al que le provocaron una fractura de cráneo con una botella de champán en un boliche de Mar del Plata, fueron excarcelados ayer por orden de un juez de Garantías que aceptó el pedido de la defensa de ambos sospechosos, que junto con el futbolista Matías Belloso continuarán imputados del delito de “lesiones graves” pero por la expectativa de pena que enfrentan la ley permite que atraviesen el proceso en libertad.

Los imputados volverán en las próximas horas a Rosario, donde por orden del juez deberán fijar su domicilio y cumplir con reglas de conducta como la prohibición de abandonar el país. Bracamonte, de 21 años e hijo del histórico líder de la barra brava de Rosario Central, quedó en libertad bajó palabra. En el caso de Galvano, de 23 y quien aparece como el más comprometido de los tres ya que está sindicado como quien le propinó los golpes más severos a la víctima, fuentes judiciales indicaron que el magistrado fijó una fianza de tres millones de pesos que el acusado deberá abonar en el lapso de diez días.

Por su parte Belloso, de 20 años e hijo del ex futbolista auriazul y actual dirigente de la Conmebol Gonzalo Belloso, nunca estuvo detenido porque se presentó espontáneamente a declarar ante el primer fiscal del caso. Y seguirá en la ciudad de Buenos Aires donde se desempeña como jugador de Arsenal de Sarandí.

Golpes en el VIP

Matías Montín, un estudiante de ingeniería de 20 años oriundo del partido bonaerense de Moreno, fue violentamente agredido la madrugada del martes en el boliche Ananá, situado en la zona de Playa Grande de Mar del Plata. El joven recibió al menos dos violentos golpes con una botella de champán en el sector VIP del local bailable que le provocaron severas lesiones como una fractura de cráneo y un hematoma.

Internado en el Hospital Privado de Comunidad, el viernes fue visitado por la fiscal Andrea Gómez que lo entrevistó sobre el violento incidente que, en principio, la víctima dijo no recordar bien. Según trascendió, Montín pudo reconstruir momentos previos como si fuera en flashes. Por ejemplo recordó haber visto en el baño del boliche a un su amigo Santiago con la cara ensangrentada luego de haber sido golpeado por un joven a quien no conocía, que podría haber sido Belloso.

Al respecto, se recuerda que a partir de declaraciones de testigos y de los propios imputados, el violento incidente se habría desatado en el baño donde una empleada le dijo a quienes estaban ahí que debía desalojar, lo que motivó una carcajada de Belloso, un posterior entredicho con un amigo de Montín que terminó en una primera pelea.

Según el relato de Montín a la fiscal, el joven indicó que luego de ver a su amigo ensangrentado salió del baño para preguntarle a Belloso que había pasado.

Pero a partir de eso, según indican medios marplatenses, su siguiente recuerdo es que estaba sentado y rodeado por amigos mientras una enfermera en el boliche le ponía un paño en la cabeza. Entonces recordó haberse sentido mojado por su propia sangre mientras lo llevaban al hospital.

Por lo trascendido hasta el momento, el incidente habría continuado con Montín yendo hasta el VIP del lugar donde Galvano le habría pegado con una botella vacía de Barón B. Al respecto, una declaración indica que los golpes fueron al menos dos y que el más grave habría sido el segundo, que se lo aplicaron cuando ya estaba en el piso.

Según refiere el diario La Capital de Mar del Plata, Montín —todavía internado en terapia intermedia del HPC— le dijo a la fiscal que no conocía a los agresores y que a Belloso lo identificaba por haberlo visto en los medios.

Se espera que la reconstrucción de lo ocurrido a cargo de la fiscal Vega continúe esta semana con declaraciones testimoniales de los amigos de Montín, así como de trabajadores del boliche que estaban presentes al momento de los hechos.

La mañana de ese mismo martes Bracamonte, Belloso y Galvano abandonaron la ciudad de Mar del Plata en un BMW propiedad del tercero. Luego de dejar al futbolista de Arsenal en Buenos Aires, siguieron viaje por la autopista a Rosario hasta que fueron interceptados en el peaje a la altura de Zárate, donde quedaron demorados.

Al respecto, desde el entorno de Bracamonte se dijo que los jóvenes no se habían escapado sino que estaban regresando a la ciudad porque sus vacaciones habían terminado. Sin embargo el primer fiscal de la causa, Paulo Cubas, los indagó el miércoles y pidió que quedaran detenidos por considerar que se habían fugado y eso implicaba peligrosidad procesal. Distinto fue el caso de Belloso, quien comunicó que se presentaría ante la Justicia y en tal sentido regresó a Mar del Plata para declarar, a quien el fiscal dejó en libertad aunque vinculado a la investigación.

En principio la causa fue caratulada como “lesiones graves”, y así seguiría según cómo evolucione la salud de la víctima. Al respecto el abogado de la familia Montín había pedido que la carátula cambiara por la de tentativa de homicidio.

Antes de girar las actuaciones a la fiscal Gómez, que interviene en esta clase de delitos, Cubas indagó a los sospechosos y pidió que Bracamonte y Galvano quedaran presos. Ambos fueron alojados en el penal de Batán mientras se resolvía un pedido de excarcelación presentado por la defensa.

Ayer se conoció la decisión del juez de Garantías Nº 1, Daniel De Marco, que otorgó la excarcelación a los rosarinos. Ayer mismo pudieron dejar la cárcel y en principio, luego de realizar unos trámites previstos para la mañana de hoy, por la tarde estarían regresando a Rosario. En la resolución del juez pesó que Galvano y Bracamonte no cuentan con antecedentes penales, además de la expectativa de pena que enfrentan.

Con reglas

No obstante, en función de la participación que se le atribuye a cada uno en este violento incidente, De Marco decidió liberar bajo palabra al hijo de Pillín mientras que fijó una fianza de tres millones de pesos para su amigo, a quien se le atribuyen los golpes más graves contra Montín. Al respecto consideró acreditado que Galvano contó con medios para abandonar la ciudad, en alusión a vehículo propio y recursos materiales y económicos, por lo cual considera que hay un potencial riesgo de fuga que “exige ser neutralizado” con la fianza que tiene que pagar antes de los próximos diez días.

La orden de excarcelación además impone una serie de reglas de conducta para ambos: se deberán presentar siempre que el juzgado marplatense los convoque, no podrán ausentarse de sus domicilios en Rosario más de 24 horas sin autorización judicial ni tampoco podrán salir de país sin el expreso permiso del juzgado.

En ese marco, el abogado que representa a ambos jóvenes en Mar del Plata, Sergio Fernández, dijo a medios de esa ciudad que demostrará que sus clientes actuaron en “legítima defensa” al ser increpados por la víctima y sus amigos.