abril 14, 2021

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

Rosario está cerca de igualar el flujo de tránsito previo a la pandemia

La circulación vehicular se incrementó hasta alcanzar valores similares a los registrados antes del inicio de la emergencia sanitaria, en marzo de 2020, de acuerdo a las mediciones del Ente de la Movilidad de Rosario.

 

Por La Capital

En breve cumple un año la emergencia sanitaria establecida por el decreto nacional Nº 260 el 12 de marzo de 2020, lo que llevaría a los argentinos a la inédita experiencia del aislamiento preventivo obligatorio primero y el distanciamiento social después. Si bien el Covid-19 no fue acorralado todavía y de hecho la pandemia continúa, Rosario parece recuperar su ritmo habitual y ese pulso se siente en las calles: esta semana el tránsito de vehículos casi igualó el de la “vieja normalidad” (representó un 95 por ciento de lo que se había observado en marzo pasado, según el Ente de la Movilidad de Rosario).

De los informes periódicos del Ente de la Movilidad, organismo que funciona en la órbita de la Municipalidad, surge que en los dos meses que van de 2021el flujo de tráfico se mantiene en una recuperación estable. De hecho la última medición de los equipos técnicos, correspondiente al lunes 22 de febrero, evidencia un movimiento tal que a la ciudad solo le falta el cinco por ciento para alcanzar el nivel de actividad previo al dictado de la primera cuarentena por coronavirus.

“Si evaluamos la circulación vehicular durante el año anterior y en los comienzos de éste, el tránsito se incrementó hasta alcanzar valores similares a los registrados antes del inicio de la emergencia nacional”, analizó Nerina Manganelli, gerenta general del Ente de la Movilidad de Rosario (EMR). La repartición se encarga de la movilidad urbana en todos sus modos: transporte público masivo, individual y especial; de uso privado, transporte no motorizado y servicios conexos. Es decir colectivos, taxis, remises, autos y bicicletas.

Postales de un tiempo inusual

Pasó un año desde que la infección desembarcó en estas tierras, a través de viajeros provenientes del exterior; de aquellos estrictos operativos de control en los que las fuerzas de seguridad incautaban autos particulares porque se desplazaban sin autorización, de un paisaje urbano casi desierto a causa del repliegue de la población en el interior de sus hogares. Aquellas imágenes ya son históricas: paulatinamente el tránsito volvió a activarse en Rosario y esa agitación se notó en especial en algunos días de noviembre y diciembre, así como los viernes de febrero. En esas fechas se llegó a empardar o superar por pocos puntos el nivel de circulación pre-pandémica, de acuerdo a lo que marca la evolución de los indicadores medidos por el Ente de la Movilidad.

En el renovado panorama influye la readecuación del sistema de transporte urbano de pasajeros, vigente desde el 25 de enero, y que según cifras oficiales de la Municipalidad redundó en un crecimiento de los viajes diarios del 12,5 por ciento. También los taxistas advierten que hay mayor demanda del servicio en estos meses estivales -en horario diurno-, con un promedio de 60 mil viajes por día, contó el síndico de la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis de Rosario (Catiltar), Marcelo Díaz. De todos modos, aún le falta al sistema para llegar a los valores pre-cuarentena, cuando se contabilizaban unos 82 mil trayectos por cada jornada.

El inminente retorno a la presencialidad en las escuelas promete acrecentar aún más la circulación vehicular y acaso ponerle fin a la pausa que el coronavirus le marcó al mundo y de la que Rosario no fue ajena. En el medio se registraron en la ciudad un total de 80.482 contagios, y murieron a causa de la enfermedad 1.968 personas, según cifras de la Secretaría de Salud Pública.