Según la OCDE, el crecimiento global en 2019 será de 2,9%

Por El Economista

La OCDE se sumó a las instituciones que están corrigiendo a la baja sus pronósticos de crecimiento global para este año y el próximo. Describe al escenario mundial como frágil e incierto en el marco de crecientes conflictos comerciales y temas no resueltos como el Brexit. Según la institución que tiene sede en París, la expansión sería de 2,9% en 2019 y de 3,0% en 2020 mientras que en su informe de mayo proyectaba 3,2% y 3,4% respectivamente. El de este año, sería el de menor crecimiento desde 2009 y según los funcionarios de la OCDE, preocupa que la economía mundial quede atrapada en una dinámica de una expansión acotada y que cueste salir de ella.

Casi todos los países del G 20 crecerán menos de lo previsto en mayo, en particular los que están más expuestos al comercio mundial. La corrección a la baja fue generalizada.

El PIB de Estados Unidos subiría 2,4% este año mientras que el de la zona euro lo haría sólo el 1,1% mientras que en 2020 se esperan alzas de 2% y 1% respectivamente y eso es lo que explica la diferencia de las tasa de interés entre ambas economías que tanto debate genera en estos días. En la zona euro, Alemania tuvo la mayor corrección a la baja – se estima que crecerá 0,5%- porque depende mucho de sus exportaciones que están amenazadas por eventuales sanciones comerciales de Estados Unidos y la desaceleración de la economía china. Según la OCDE, el PIB China crecería 6,1% este año y por lo tanto cumpliría con el objetivo del gobierno que se ubica entre 6%y 6,5%, pero en 2020 la expansión sería de 5,7%.

Entre los países que analiza la OCDE, solo dos tendrán una contracción económica este año, Argentina y Turquía, pero en 2020 nos quedaremos solos en esa lista. Se pronostica que el PIB argentino retroceda 2,7% este año y 1,8% el que viene, con el agravante en ese caso, de ser el país con la mayor corrección a la baja con relación a los pronósticos de mayo cuando todavía se suponía que podía registrarse un crecimiento en 2020.

A su vez, Brasil, seguirá mostrando enormes dificultades para volver a crecer a tasas altas dado que se pronostica que el PIB subirá 0,8% en 2019 y 1,7% en 2020. Por su parte, México, crecería 0,5% este año y 1,5% el próximo, por lo que queda claro que una fuerte expansión de sus economías es una tarea pendiente para los principales países de la región.

Para recuperar niveles de crecimiento más altos, la OCDE sugiere que los países aprovechen esta etapa de tasas de interés bajas pero que la complementen con políticas fiscales más expansivas y reformas estructurales.

 

 

Be the first to leave a reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *