“No es un momento para balconear la situación”

Por Página12

Así lo expresó a Rosario/12 su principal referente, el diputado Eduardo Di Pollina que aseguró que “estamos frente a un disyuntiva que establece diferencia de intereses muy claros”.

Unos días antes de las PASO presidenciales, un grupo de dirigentes y militantes de Partido Socialista fundaron una línea interna y elaboraron un documento en el que anticipaban que no compartían la adhesión a la fórmula de Consenso Federal, encabezada por Roberto Lavagna secundado por Juan Manuel Urtubey. Así nació “Bases”, este nucleamiento que por esas horas ya había tomado contacto con los integrantes de Frente de Todos para hacerles saber que probablemente después del primer trámite electoral podrían decidir el apoyo a “los Fernández”. Y así ocurrió, a un mes de la elección general, Eduardo Di Pollina –uno de los referentes del sector– en diálogo con Rosario/12 hizo oficial el anuncio: “No es tiempo de balconear la situación, ni de repetir errores del pasado. Aquí estamos frente a una disyuntiva que establece diferencia de intereses muy claros entre los candidatos, y para nosotros, los Socialistas, lo que representa el proyecto que encabezan Alberto y Cristina Fernández, es coicidente con los postulados que nosotros defendemos y se oponen a los que representa Mauricio Macri, que es la continuidad del pensamiento de José Alfredo Martínez de Hoz, de Domingo Cavallo, y lo que antes llamábamos la oligarquía y los grupos concentrados. No tenemos dudas en ese sentido, lo mejor que puede pasar en la Argentina es que ALberto sea el próximo presidente”, se despachó el diputado provicial e integrante de la mesa nacional del PS.

El anuncio de Di pollina no causa sorpresa en términos de adhesión al ideario frentista, pero sí es una novedad en la estructura de una fuerza habituada a una rígida disciplina interna, aún cuando subyacen desde hace años diferencias que se reflejaron en el “armado” en los diferentes distritos, en los que se llegó a alianzas con el peronismo pero también con Cambiemos, como el caso de Roy Cortina integrando la lista de Horacio Rodriguez Larreta en CABA.

Seguramente después de las elecciones, este será un debate interno del socialismo, pero hasta entonces algunos de sus principales dirigentes han decidido achatar el perfil y acompañar el esquema ideado e impulsado por el gobernador saliente Miguel Lifschitz, quien hasta último momento se ilusionó con ser el candidato a vice de Lavagna, lugar que finalmente ocupó su colega salteño Urtubey. Frente al hecho consumado, la cúpula del PS decidió seguir dentro de Consenso Federal, pero sin demasiada convicción. Al punto que los dos ganadores de los comicios en la ciudades más importantes de la provincia, los intendentes electos de Rosario, Pablo Javkin, y de Santa Fe, Emilio Jaton se ocuparon de advertir que no participarían de la campaña presidencial, cosa que hasta el momento han cumplido al pie de la letra.

“El único socialista de esa lista es Enrique Estevez, y a el lo vamos a votar”, anunció Di pollina, quien fustigó a la fórmula: “¿Qué tienen que ver nuestros principios con Urtubey y lo que él representa?”, se preguntó el diputado para contestarse inmediatamente “nosotros tenemos coincidencias con Pino Solanas, Claudio Lozano, Victoria Donda, gente de diferentes sectores que no son peronistas pero que han elaborado junto a Alberto Fernández una propuesta seria, amplia y plural”.

Junto al diputado participan de esta idea la Ministra de Educación y legisladora electa, Claudia Balagué y concejales electos y dirigentes del MNR, brazo universitario el PS. En ese sentido, Di pollina sostuvo que “hay temas centrales, como la educación pública, la salud, la ampliación de derechos que no están reflejados en absoluto en la fórmula de Consenso Federal, y que debemos profundizar. Y es por eso que esperamos que ingrese al parlamento Enrique, para levantar esas banderas que no enarbolan Lavagna ni Urtubey”.

Antes y después de la PASO de agosto, el dirigente socialista tomó contacto con el candidato presidencial del Frente de Todos, quien le agradeció la posición adoptada e inclusive acordaron una reunión que probablemente se concrete en los próximos días, una vez que se haya oficializado el apoyo al binomio.

Quedará para pasadas de las elecciones –como lo decidió la junta partidaria– el pedido de intervención del partido en CABA, el análisis de los resultados y la estrategia seguida adelante durante el 2019, y seguramente también el rol que desempeñará la fuerza frente lo que asoma como una nueva etapa en la política Argentina, que demandara –según creen los integrantes de “Bases”– la renovación de cuadros, y fundamentalmente una autocrítica después de la derrota en la provincia de Santa Fe transcurridos 12 años de gobierno y el cambio de signo dentro de Frente Progresista después de 30 años de intendentes socialistas.

Be the first to leave a reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *