Están en riesgo más de 5 mil empleos en el sector metalúrgico

Por La Capital

En los últimos seis meses se perdieron 600 empleos formales y cerraron 27 empresas. Desesperación de industriales y el gremio.

La crisis del empleo industrial no termina. En los últimos seis meses, el Observatorio Laboral de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Rosario registró 601 cesantías c por procedimientos formales, lo que hace suponer que la cifra total es mayor. En el mismo período cerraron 27 empresas, mientras que 5.400 obreros están bajo el régimen preventivo de crisis, con serio riesgo de perder el empleo.╠

El secretario general de la UOM Rosario, Antonio Donello, presentó el nuevo informe del observatorio en la sede del sindicato. Lo hizo junto al presidente y al secretario de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (AIM), Roberto Lenzi y Miguel Conde. Una foto que anticipa los tiempos de acuerdos sociales que se fogonean si cambia el gobierno, fue la de la incertidumbre por el futuro inmediato.

“Tenemos que trabajar en conjunto porque esta situación para largo”, dijo Lenzi. “No hay nada que ayude por parte del gobierno nacional”, se quejó Conde. Donello apuntó que la situación es gravísima y va más allá de la pérdida de puestos de trabajo y del poder adquisitivo: “Las obras sociales están muy castigadas, este gobierno nos está dejando sin trabajo y sin salud a los trabajadores”.

Pablo Cerra, el asesor legal del gremio metalúrgico, expuso en conferencia de prensa los resultados de la última edición del informe del Observatorio Laboral de la UOM, que incluyó datos del gremio y de las cámaras empresarias. El contexto es el de un sector que trabaja al 48,2 por ciento de su capacidad instalada, con caídas de producción que llegan en algunos rubros casi al 50 por ciento. En un año se perdieron 168 mil puestos de trabajo a nivel nacional, de los cuales se estima que el 30 por ciento son metalúrgicos. Medido en dólares, el salario de la actividad cayó 45,8 por ciento.

La crisis de los últimos años no encuentra piso. En los últimos seis meses se perdieron 601 empleos, según las bajas informadas al gremio. Se estima que cada puesto de trabajo en el sector involucra un 30 por ciento de capacidad laboral indirecta, de modo que el impacto es mayor. El sindicato evaluó también sobre las perspectivas patronales: el 78 por ciento de las firmas consultadas no prevé nuevas incorporaciones, y el 63 por ciento manifestó la necesidad de reducir la plantilla. Muchos no lo hacen por falta de liquidez para pagar indemnizaciones. Además cerraron 27 empresas. Todas tenían menos de 25 trabajadores.

La cantidad de procedimientos de crisis abiertos en el Ministerio de Trabajo provincial aumentaron un 20 por ciento en seis meses. Por sectores de actividad metalúrgica, los números son los siguientes: equipamiento gastronómico (244 obreros en Procedimiento Preventivo de Crisis y 31 desvinculaciones), línea blanca (2.460 obreros en PPC, 310 desvinculaciones y un cierre de establecimiento), fundiciones (772 obreros en PPC, 24 desvinculaciones y un cierre), autopartes (845 obreros en PPC, 135 desvinculaciones y 3 cierres), carroceros (503 obreros en PPC, sin desvinculaciones), resto de la actividad (589 trabajadores bajo PPC, 101 desvinculaciones y 21 cierres de establecimientos).

El Observatorio rescató como único dato positivo el inicio de la producción de carrocerías para el transporte urbano de pasajeros en el polo carrocero local. Esta posibilidad, gestionada por la UOM, deriva del cierre de Metalpar en Buenos Aires. La producción comenzaría en octubre.

Para el resto, el panorama es desolador. “Nunca en mi vida de industrial vi algo así, empresarios que cierran de noche su establecimiento y quedan 20 ó 30 personas en la calle”, señaló Conde, de AIM. En el medio, también se habló del bono de $ 5 mil acordado entre la CGT, el gobierno y las cámaras empresariales. “Es obligatorio y se tiene que pagar pero se irá viendo quiénes pueden pagar de una vez o en cuotas”, dijo Donello. El dirigente también rechazó el decreto que bajó las indemnizaciones por accidentes de trabajo.

Si alguien emplea, bajan las cargas

El gobierno nacional anunció la eliminación de las contribuciones patronales de las pymes durante un año para los nuevos trabajadores contratados y la reducción a la mitad durante el segundo año. Para ajustarse a la medida, las pymes deberán ampliar su plantilla de personal, como una forma de impedir que puedan cambiar a un trabajador con antigüedad por uno nuevo para recibir el beneficio. Las contribuciones patronales son un impuesto que pagan los empleadores por sus empleados, de entre 15% y 20% del salario bruto, según el caso.

Be the first to leave a reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *