septiembre 24, 2020

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

VICENTÍN. Perotti pone en juego capital político y apuesta a una salida mixta

El gobernador se convirtió en una especie de “controller” de la operación Vicentin. Quiere un “rescate”, pero no “expropiación”

 

Fuente: La Capital

Omar Perotti sabe que buena parte de su capital político se juega en el desenlace de la operación de captación estatal a Vicentin. Y logró ganar tiempo tras el cónclave de ayer, aunque el proceso de intervención sigue adelante.

Es el peronista de rostro más amable con los sectores productivos de la provincia y triunfó en Reconquista, pese a que el gobierno del Frente Progresista construyó un hospital gigante e hizo numerosas obras más. Esos productores lo miran ahora con lupa. En el mientras tanto deberá rogar que el presidente de la Nación escuche más su opinión que la de Cristina Kirchner, quien espera el proyecto de expropiación en el Senado como maná del cielo.

A tal punto sabe el gobernador que políticamente es trascendente la resolución del episodio que se convirtió en una pieza clave para que la relación entre los empresarios y el gobierno no volara por los aires. El primer movimiento fue de respaldo a la decisión del presidente de avanzar en la intervención, incorporando masa crítica para que no sea el proyecto de la senadora mendocina Anabella Fernández Sagasti el que marque el camino a seguir. Una cosa es lograr la formación de una empresa mixta, con incorporación de cooperativas, y otra es llegar al límite en el que se diga: “Exprópiese”.

Con tonada mendocina

De hecho, en la reunión de anoche en Olivos estuvo Perotti y no la legisladora mendocina. Nadie dio demasiadas explicaciones de por qué tuvo tanta influencia una legisladora cuyana y no los santafesinos. Es como si los senadores locales se hubieran dedicado a presentar proyectos de expropiación de empresas vitivinícolas.

Mal presentado, mal resuelto y mal comunicado, Fernández casi entra en el mismo juego que Néstor y Cristina Kirchner, en 2008, cuando decretaron la guerra contra el campo. Ese fue uno de los motivos por los que el hoy presidente dejó la mesa de los Kirchner. Ahora, estuvo a punto de cometer el mismo error que sus otrora jefes. Con una diferencia: los grandes bancos nacionales aprueban la intervención para poder cobrar. “Esto es por plata”, podrían decir.

Todo el gabinete de Perotti está en contra de la expropiación de Vicentin. El que lo verbalizó fue el ministro de Producción, Daniel Costamagna, quien tiene la camiseta puesta de las aceiteras y cerealeras, pero, además, es amigo más que funcionario de Perotti. Además del titular de Producción, toda la línea del Ministerio de Economía, encabeza por Walter Agosto, no quieren ni estar cerca de la palabra “expropiación”.

“Nadie está a favor de la expropiación de una empresa santafesina, pero no hablamos porque Omar (por Perotti) hace dos días que no aparece por la Gobernación. No sabemos muy bien en qué anda”, dijo ayer a este diario una fuente muy alta del Ejecutivo.

Moviendo la estantería

Ayer, la Gobernación estaba casi vacía y repleta de rumores entre los pocos que la habitaban. Pasaron cosas extrañas. En medio del mérito a la gestión por la lucha contra el coronavirus renunció el ministro de Salud. Perotti supo ponerle el “silenciador” a la situación y olvidarse rápidamente de Carlos Parola. A partir del 15 de junio próximo, asumirá Sonia Martorano.

Parola debería haber esperado el fin de la pandemia para irse del cargo. Dicen que no estaba de acuerdo con la composición del ministerio y que se quejaba por la presencia de segundas y terceras líneas kirchneristas y socialistas. Es la versión más liviana que circula por los pasillos de la Casa Gris. La salida de Parola acelera lo que Perotti tenía pensado accionar una vez que lo peor haya pasado: cambiar algunas piezas del gabinete que no funcionan. ¿Será?

De regreso de la ciudad de Buenos Aires, Perotti deberá ser un controller del proceso de intervención de la agroexportadora. Habrá que ver si en el capítulo Vicentin empieza a jugarse el partido que muchos quieren ver entre el presidente y su vice o, como viene ocurriendo, ambos coinciden en sus intereses. Hay, en esta instancia, otro jugador clave: Perotti.