agosto 8, 2020

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

Dos muertos al desatarse esta madrugada un incendio en un edificio de Laprida y Pellegrini

Una de las víctimas fue un hombre de unos 75 años que estaba en el departamento siniestrado y la otra un vecino que se habría asfixiado por el humo al intentar salir de la torre.

 

Por La Capital

Dos personas murieron esta madrugada al incendiarse un departamento de un edificio ubicado en la esquina de Laprida y Pellegrini.

Una de las víctimas fatales fue un hombre de unos 70 ó 75 años que vivía en el inmueble incendiado y la otra sería un vecino del edificio, de esa edad aproximada, que se descompensó y falleció al inhalar demasiado humo mientras trataba de abandonar la torre.

Según las primeras informaciones, el siniestro se declaró en el primer piso de Laprida 1710 alrededor de la medianoche y se habría desatado por una falla en una estufa eléctrica. Los bomberos Zapadores que acudieron al lugar trabajaron durante casi tres horas para poder sofocar las llamas.

Natalia, una farmacéutica que trabaja en el local ubicado en la planta baja del edificio, contó que todo comenzó alrededor de las 0.30. “El fuego se inició en el primer piso, en un departamento del lado de calle Laprida. Salieron todos los vecinos, pero quedó un hombre de unos 70 ó 75 años adentro”.

Los bomberos trabajaron varias horas en apagar el fuego. De hecho, comenzó a llover dentro de la farmacia por el agua acumulada arriba. Caía agua caliente del primer piso. Fue un susto muy grande”, contó la testigo.

Las primeras versiones recogidas en el lugar indicaban que el siniestro se habría producido por un desperfecto eléctrico. Natalia contó además que el hombre que falleció en primera instancia vivía en el departamento siniestrado con su pareja y una mascota, que alcanzaron a salir del departamento.

Con relación a la segunda víctima fatal, trascendió que fue otro vecino de la torre, también de edad avanzada, que se descompensó al inhalar demasiado humo cuando intentaba salir del edificio y falleció.

“De noche trabajamos con la puerta cerrada”, confió la farmacéutica, “pero ante esto se decidió abrir para que la gente que salía del edificio pudiera tomar agua. Este hombre no quiso, se sentía mal, llegó una ambulancia para atenderlo pero murió”, agregó.