octubre 24, 2020

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

Coronavirus: preocupación por los efectos a largo plazo en los pacientes con síntomas leves

Investigaciones recientes constataron que los pacientes recuperados de convornavirus presentan efectos secundarios a largo plazo.

 

Por La Capital

Los misterios en torno al coronavirus no se reducen a la forma de contagio. Si bien la rápida propagación del virus, que se acelera en las ciudades más densamente pobladas, preocupa y mucho, los científicos, ahora que han podido realizar estudios, también están alertas sobre la secuelas que deja la enfermedad en los pacientes recuperados.

A la Organización Mundial de la Salud (OMS) no solo le preocupan los casos graves, que requieren atención hospitalaria de alta complejidad, y las muertes causadas por el coronavirus, sino que también hicieron un llamado de atención sobre los “graves” efectos secundarios de la infección en enfermos que solamente tuvieron síntomas leves.

“No solo nos inquietan los casos, las hospitalizaciones o las muertes, sino también los impactos a largo plazo que empezamos a ver en individuos que incluso pasaron la enfermedad con síntomas leves”, señaló la directora técnica de la OMS, Maria Van Kerhove Van Kerkhove,.quien dio a conocer los primeros resultados de las investigaciones en curso.

En este sentido, aseguró que “solo ahora” empiezan a ver “efectos en corazón, cerebro, pulmones o en la salud mental” que provoca el Covid-19 y, en función de esta nueva información, insistió en la importancia de seguir combatiendo el aumento de los contagios pese a que la mortalidad sea relativamente baja (un 0,6 por ciento de los casos).

Van Kerkhove señaló que Europa cuenta actualmente con hasta tres veces más contagios diarios que en marzo y abril, cuando explotó la pandemia, pero son cuatro veces menos los fallecidos. La experta estadounidense explicó que es así porque “se hacen más pruebas, se rastrea mejor y se encuentran antes los casos menos graves“.

Asimismo, esta situación se debe a que el virus cambió el patrón de edad de las personas a las que afecta: los contagios se dan entre los jóvenes, que socializan más, y, merced a los controles sanitarios impuestos en las residencias de ancianos, los adultos mayores dejaron de ser blanco del coronavirus y cayó la mortalidad respecto al comienzo de pandemia.

Otro de los efectos que provocó entre los enfermos recuperados de coronavirus es la “niebla mental”. Los científicos no están seguros de la causa de la obnubilación, que varía mucho y afecta incluso a personas que solo presentaron síntomas leves a causa del Covid-19 y que no tenían enfermedades preexistentes.

Según un artículo publicado en The New York Times, las teorías más destacadas son que surge cuando la respuesta inmunitaria del cuerpo ante el virus no se detiene o que se debe a la inflamación de los vasos sanguíneos que van al cerebro. Así lo confirmó el director de enfermedades neuroinfecciones del Northwestern Medicine de Chicago, Igor Koralnk.

La confusión, el delirio y la encefalopatía se detectaron en pacientes con problemas respiratorios derivados del Covid-19. Un estudio reveló que necesitaban periodos de hospitalización más largos, tenían índices de mortalidad más elevados y a menudo no podían realizar sus actividades diarias inmediatamente después de la hospitalización.

Sin embargo, las investigaciones acerca de la “niebla mental” de larga duración apenas están comenzando. Un informe francés de agosto sobre 120 pacientes que habían sido hospitalizados reveló que el 34 por ciento tenía pérdida de memoria y el 27 por ciento tenía problemas de concentración meses después.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, expresó su preocupación por el aumento de casos en regiones como Europa y América, y advirtió que a algunos países no les quedará más remedio que recurrir de nuevo a confinamientos locales. “Quedarse en casa permite ganar tiempo, para elaborar otros planes”, señaló.

El experto etíope enfatizó que sigue sin ser una opción dejar que más gente se contagie para intentar lograr inmunidad de rebaño. “Dejar que el virus circule llevará a infecciones, sufrimientos y muertes innecesarias”, afirmó Ghebreyesus, y aclaró: “Nunca se ha utilizado como respuesta a una epidemia, y mucho menos ante una pandemia, plantea problemas éticos”.