septiembre 25, 2021

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

Desde hoy el taxi cuesta un 30 por ciento más caro luego de un año sin aumentos

La bajada de bandera se va de 63 a 81 pesos en horario diurno y trepa de 70 pesos a 91 durante la noche. Los remises también suben la tarifa

 

Por La Capital

Desde la cero hora de hoy tomar un taxi cuesta un 30 por ciento más caro. La bajada de bandera diurna se elevó a 81 pesos mientras que las fichas se retocaron en 3,90 pesos. “Es un alivio para nosotros, que esperamos no nos haga caer los viajes”, apuntó el referente de la cámara que agrupa a los titulares de taxis (Catiltar), Marcelo Díaz. Hoy, según datos del Ente de la Movilidad, la circulación de los taxis alcanzó los 65 mil viajes diarios, un 17% por debajo de la prepandemia.

Con la aprobación en la última sesión del Concejo, se redujo la brecha entre el costo técnico que elaboró el Ente de la Movilidad y lo sancionado por el cuerpo parlamentario. Es decir que se pudo recomponer un 100 por ciento los valores, para que coincidan los números de los costos con la tarifa, pero finalmente se llegó a un valor “pagable” de un 30 por ciento.

El estudio de costos del Ente de la Movilidad reflejaba al mes de julio pasado un desfasaje en el orden de casi el 100 por ciento en relación a la tarifa vigente.

De acuerdo a ese costo la bajada de bandera debería ser de 102 pesos, cuando su costo actual es de 63 pesos, y la ficha cada cien metros tendría que ser de 5,10 pesos, cuando hoy es de 2,90.

Ahora, con el incremento del 30 por ciento, la bajada de bandera se va a 81 pesos y la ficha a 3,90 pesos.

Hace exactamente un año, el propio Concejo aprobó la suba del 20 por ciento y la prórroga de un año para el recambio de vehículos que vencen en diciembre. Ahora se procedió de la misma manera: los taxis modelo 2009 podrán circular hasta diciembre de 2021.

Así, los 63 pesos en horario diurno y a 70 de noche sobrevivieron como tarifa durante 12 meses. El aumento anterior había sido autorizado el 4 de junio de 2019, cuando la bajada de bandera diurna costaba 52 pesos y la ficha cada 100 metros 2,40 pesos.

En noviembre del año pasado, ya el Ente de la Movilidad había elaborado un estudio técnico con un desfasaje del 63 por ciento en la tarifa. En su momento, el titular de Catiltar, José Tornambé, había advertido que el estudio de costos dio muy elevado, “por eso sólo pedimos pequeñas adecuaciones de carácter tarifario para no quedar tan atrás”.

Más allá del racconto sobre los sucesivos retoques tarifarios, lo que ya está vigente desde hoy es una tarifa diurna con una bajada de bandera de 81 pesos, una ficha de 3,90 pesos y un minuto de espera idéntico en valor.

También se aprobó una tarifa nocturna de 91 pesos, con una ficha de 4,20 pesos con un mismo costo del minuto de espera.

Los remises contarán con una bajada de bandera de 91 pesos y una ficha cada cien metros de 4,70. Por cada minuto de espera se cobrarán 7,10 pesos.

Ayer, los nueve talleres autorizados para el cambio de los odómetros de los taxis estuvieron a full.

Cada modificación para actualizar los relojes tuvo un costo de 1.300 pesos para las 3.800 licencias vigentes. Aunque como destacó el propio Díaz, “entre la recesión económica, la falta de trabajo y muchos peones que son grupo de riesgo, hay casi como mil chapas que están en caución en el municipio y no están en la calle”.

En la comisión de Servicios Públicos se abordó un proyecto para lanzar la aplicación en los celulares Movi Remís para solicitar un servicio gestionado por el Ente de la Movilidad.

Al igual que el vigente Movi para taxis, esta modalidad contactará al remisero más cercano (según lo identifique el GPS del teléfono móvil del conductor), luego se le informará al usuario o usuaria el tiempo estimado de llegada.

El proyecto se propone que esta prestación de servicio de intermediación será gratuita tanto para usuarios y remiseros.

Con aire y ventanilla cerrada

Por otro lado, Catiltar le planteará a la Intendencia su propuesta de un verano con aire acondicionado a bordo de las unidades.

En la actualidad, existe una resolución del Ministerio de Transporte de la Nación que impone protocolos para los coches de alquiler. Deben hacerlo con el aire acondicionado encendido, pero con las ventanillas bajas.

“Estamos viendo con Fiscalización del municipio que la circulación sea con las ventanillas semiabiertas, pero es algo impracticable, porque el termostato no enfría y nunca corta el compresor. En pocos días este repuesto se rompe y arreglarlo sale 50 mil pesos, por eso solicitamos que si el pasajero está de acuerdo al abordar un taxi, dejar el aire acondicionado funcionando y hacer el viaje con las ventanillas cerradas, y con usuario y conductor con el barbijo que establecen los protocolos”, indicó Díaz, de Catiltar.

Emergencia

Las dos concesionarias privadas de colectivos fueron convocadas por el Ente de la Movilidad para escuchar sus propuestas para el nuevo sistema de transporte en el marco de la emergencia. La semana entrante, la comisión de Servicios Públicos del Concejo Municipal pondrá en marcha su primer reunión al respecto.