abril 14, 2021

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

El predio de la ex Zona Franca de Bolivia comienza a desmantelarse en marzo

El primer paso será el retiro de chatarra, limpieza y desinfecciones. El arreglo de los muelles, por ahora, debe esperar

 

Por La Capital

A un año y nueve meses de la recuperación de los terrenos ribereños que por más de 40 años estuvieron en manos de Bolivia, la ciudad comenzará en marzo las tareas de limpieza y remoción de chatarra de las seis hectáreas que están sobre avenida Belgrano, desde la desembocadura de calle San Juan hasta Pellegrini. Esta semana, con la concreción del proceso de concurso de precios, se podrá definir quién llevará adelante esas tareas y luego se pondrán en marcha los trabajos de limpieza, que incluyen la remoción de los viejos galpones. Los yuyales y la acumulación de materiales preocupan al municipio desde el punto de vista sanitario y más aún, en temporada alta de dengue. Por ahora solo se avanzará en hacer de ese espacio un nuevo balcón al río Paraná, aunque para habitarlo con la seguridad que eso requiere aún falta mucho. Las obras para recuperar los muelles son lisa y llanamente una inversión millonaria de la que por ahora nadie habla.

“Es una gran noticia poder seguir extendiendo y mejorando los espacios públicos”, remarcó el intendente Pablo Javkin, sobre todo teniendo en cuenta la continuidad del predio con el llamado Paseo 20 de Junio, sobre avenida Belgrano. “La ex zona franca quedó en un lugar privilegiado de la ciudad y estas tareas permitirán que más rosarinas y rosarinos puedan seguir disfrutando del río y de la hermosa vista que tienen estos balcones”.

Esta primera etapa prevé la remoción de todo lo existente del predio, sobre todo teniendo en cuenta que el desuso del espacio por parte del país vecino y las décadas de trámites administrativos y gestiones internacionales para su recuperación lo convirtieron en un terreno en estado de abandono, con acumulación de chatarra y un alto nivel de deterioro de las estructuras existentes.

De hecho, el impacto ambiental negativo es por estos días una de las principales preocupaciones del municipio, que busca con una limpieza a fondo evitar la proliferación de vectores y poder retirar las viejas maquinarias del lugar, un trámite de Aduana que en sí mismo llevó más de un año de gestión, además de la desinfección y el desmalezado.

Un área sin galpones

Las estructuras edilicias asentadas en el predio, cuatro galpones que también sufrieron los embates del tiempo, también serán removidas del lugar.

Así lo confirmó el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Gustavo Zignago, que además hizo hincapié no solo en el deterioro que viene provocando allí el paso del tiempo y el desuso, sino sobre todo las fluctuaciones de los niveles del río y la última bajante histórica.

“Todo eso viene provocando movimientos de tierra que hacen que las estructuras se vean dañadas”, dijo el funcionario y anticipó que justamente ese escenario es el que hace que por ahora las seis hectáreas de terreno no sean un lugar seguro para transitar, por lo que tras la limpieza quedarán como un balcón al Paraná al que aún no se permitirá el acceso.

La determinación de la gestión de Javkin de sacar todas las estructuras montadas en el lugar al menos por ahora deja fuera de carpeta la idea de establecer allí el Mercado del Río, una propuesta que había esbozado la ex intendenta Mónica Fein en mayo de 2019 al recibir el predio de manos de la provincia.

La ex mandataria se proponía dejar en pie el más grande de los galpones, de más de 2.500 metros cuadrados, para albergar ese proyecto, lo que además le daba a la costa central una continuidad con las propuestas que están establecidas en los viejos galpones portuarios donde funcionan desde el Centro de Expresiones Contemporáneas hasta la Franja del Río en los galpones 11, 13, 15 y 17.

Muelles, en espera

Las primeras inspecciones sobre los muelles de la ex zona franca de Bolivia, en julio pasado, por parte del técnicos de la secretaría de Planeamiento dieron cuenta del deterioro de los mismos y la necesidad de obras integrales en el sector. Esos trabajos, como lo fue la reconstrucción de los muelles del Parque España, llevarán tiempo y una inversión millonaria.

Además de remarcar la urgencia de la limpieza en el corto plazo, el secretario de Gobierno indicó que esos terrenos, como muchos otros en la ciudad, fueron “ganados al río y se sostienen a través de pilotes y adoquines”. El funcionario no solo achacó su mal estado a la falta de mantenimiento, sino que además explicó que “en los últimos años las fluctuaciones de los niveles del río y la última bajante histórica provocaron movimientos de suelo que lo hacen un sector inestable”. Incluso detalló que el interior de “los galpones también presentan rajaduras importantes”.

Con ese diagnóstico y un escenario económico y financiero difícil hacia todos los niveles del Estado, las obras no aparecen en el horizonte más cercano y por ahora la ciudad busca “poner en valor el espacio y sumarlo como continuidad al paseo 20 de Junio”, recalcó Zignago.