julio 30, 2021

Radio Gran Rosario

FM 88.9 MHZ.

Más gastronomía y cultura, las claves para revitalizar el centro

Así lo reveló una encuesta local sobre los desafíos para sacar a la zona del letargo. También se destacan mantenimiento y reforzar la identidad

 

Por La Capital

Ampliar la oferta gastronómica y cultural para atraer personas, en especial turistas y jóvenes, es la clave entre los principales ejes que se votaron en un relevamiento que indagó sobre los problemas del centro de la ciudad y las posibles soluciones para revitalizarlo. Se trata de un proyecto llevado a cabo por Fundación Rosario, una entidad integrada por empresarios y el municipio, que se propuso buscarle una vuelta virtuosa a la crisis de la zona.

El trabajo constó de 10 días de participación masiva en dos instancias de encuesta ciudadana online, con participación activa de los actores claves del núcleo histórico y comercial para validar las propuestas de las personas de a pie: en la primera fase 1.600 usuarios aportaron su punto de vista y se recogieron 20 mil problemas, y luego 1.100 personas compartieron 12.700 ideas para poder resolverlo. Finalmente se segmentaron, agruparon y priorizaron todos esos datos.

El programa incluyó lo que se denomina “las tres P”: sector público, privado y participación ciudadana. Los tres ejes más importantes que marcó la ciudadanía como problema fueron seguridad, limpieza e iluminación. En cuanto a las propuestas, aparecieron cuatro grandes desafíos: cómo hacer para atraer al turismo y la gente joven; generar una oferta comercial y cultural diferenciadora; trabajar sobre la puesta en valor del patrimonio; y construir una identidad que pueda diferenciarlo de otros lugares de la ciudad.

Buscar formas para que los espacios sean mas seguros no solo requiere mayor presencia policial, sino que “pueden serlo con más afluencia de gente y mejor iluminación”, apunta la especialista internacional Ximena Muñoz Vivas, a cargo de la metodología Design Thinking utilizada en el proyecto. Esto es, llevar personas masivamente al centro genera una sensación de mayor seguridad porque hay más ojos presentes.

En segundo lugar, indicó que es necesario “encontrar acciones que son palancas tractoras para que los ciudadanos vayan a esos espacios, que es una oferta gastronómica y cultural atractiva y diferente”. Es decir: realizar actividades que convoquen gente. La tercera pata es “la necesidad de desarrollar infraestructuras que estén mantenidas, alineadas con un código común para que luzcan y sea vean mejor, y aporten al embellecimiento de la zona”. La cuarta es “que cada una de estas zonas tenga una identidad clara y nítida que sean la razón para ir a ese lugar”.

La peatonal Córdoba fue la principal zona a mejorar, seguida del Casco Histórico, peatonal San Martín, calle San Luis, San Lorenzo y Paseo del Siglo. Entre las propuestas más mencionadas, en cuanto a lo gastronómico se planteó contar con bares con terrazas al aire libre y food trucks, pero también los rosarinos indicaron que el centro necesita cultura. “La palabra diseño aparece en muchas zonas, y que la cultura sea interactiva”, reveló la experta. La tecnología, además, es pedida para propuestas comerciales interesantes que atraigan jóvenes y turistas. “Eco friendly y sustentable aparece como un hallazgo interesante”, manifestó.

Sobre el mejoramiento de infraestructuras, surgió la pregunta -en torno a calle San Martín- por nuevas formas de mantenimiento de fachadas de bajo costo y con bajo impacto ambiental. La digitalización del comercio, la necesidad de mejorar la imagen a través de cómo lucen los negocios, es un punto clave para San Luis. “Los rosarinos proponen concursos, como por ejemplo a los mejores balcones o vidrieras, para incentivarnos a mejorar”, aclaró. Digitalizar puestos ambulantes, mejorar sus propias infraestructuras e incluir tecnología es otra solución sugerida. En torno al Paseo del Siglo, se habla de convenios con empresas de pintura e incentivos para el comerciante para lograr un embellecimiento.

Soluciones

Muñoz Vivas estudió economía en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y ahora está radicada en Madrid, liderando el Instituto de Design Thinking. La especialista internacional, que donó su participación y la de su equipo para hacer el aporte metodológico al trabajo, relevó que gracias a lo recabado diseñaron “más de 60 soluciones específicas diferentes para cada una de las seis zonas en las que hemos trabajado”.

En ese sentido, explicó que “el acceso a financiamiento es un punto clave, razón por la cual las acciones que se diseñaron están alineadas con aquellos elementos en los que los organismos internacionales brindan créditos”. Por ello, “las ciudades resilientes, sostenibles, conectadas y el place making son los cuatro enfoques que hemos colocado y esos elementos son tranversales en las soluciones que hemos propuesto”, definió.

Para la egresada de la UNR el gran hallazgo del proyecto “es la posibilidad de acercar al sector público con el privado y las personas, para que aporten su mirada y sus propuestas de mejora”. Esto les permitió “acceder a 32 mil datos para entender qué quieren los rosarinos, y hacer una articulación para pasar del mundo de las ideas a las acciones concretas” para darle otro impulso a la zona. “Esto recién empieza, lleva tiempo, pero hay una base”, cerró.

Público-privado

Rómulo Bertoya, arquitecto y miembro del consejo ejecutivo de la Fundación Rosario indicó que los grupos de interés, entre los que se cuentan comerciantes, propietarios, colegios e instituciones, “fueron concretos en plantear la necesidad de articulación público-privada para abordar los temas, y en la necesidad de integrar a la Universidad para realizar programas de asesoramiento” dentro del proyecto de revitalización del centro.

La idea, según Bertoya, es armar ahora clústers de trabajo con los distintos sectores participantes para seguir desarrollando las ideas recogidas. “Hay que empezar a unir y generar las sinergias de trabajo entre los actores, para que a partir de ahí se empiecen a transitar”, indicó. Paralelamente, ofrecerán toda la información recabada al municipio, quien se encuentra preparando una propuesta integradora -más allá de lo que presentó al Concejo- con acciones concretas para la zona. El plan es seguir ahora en una tercera instancia con participación público-privada sobre acciones a ejecutarse.